Ponencia: De la exposición a la acción

Se habla de...

La necesidad de cambio en la educación es una constante histórica. Los movimientos de reforma educativa de la primera mitad del siglo XX criticaron la educación de su tiempo y reclamaron una educación activa, centrada en los alumnos, vinculada a la vida y a los contextos de cada estudiante, basada en el aprender haciendo y la personalización.

Para responder a esta necesidad de cambio hemos intentado dar distintas respuestas. Y aunque no podemos negar que se han producido importantes cambios en los sistemas educativos en las últimas décadas, el cambio es más lento de lo que nos gustaría y, desde luego, mucho más de lo que necesitaríamos. Se está produciendo un desajuste entre lo que necesitamos y lo que (ob)-tenemos.
En este proceso, no han faltado los intentos de hacer de la tecnología la palanca de este cambio. Cada vez que una nueva tecnología (cine, radio, Tv, ordenadores, tablets) ha irrumpido en nuestras vidas ésta ha sido vista como una oportunidad para mejorar la educación. La historia de la tecnología y del cambio educativo siempre han ido de la mano. La tecnología ha sido siempre vista como el aliado perfecto para el cambio educativo. En los últimos 30 años se ha invertido mucho dinero en dotar de tecnologías a las aulas en todo el mundo, sin embargo no hemos presenciado un cambio de acorde a esta inversión.

Afortunadamente, esta situación ha cambiado en la última década. Las lecciones aprendidas en estas últimas décadas sobre como incorporar tecnlogías en el sistema educativo y el hecho de que, tras treinta años diseñando tecnologías que promovían un uso pasivo por parte de los estudiantes, ahora de nuevo hemos vuelto a poner el acento en su carácter activo, nos hacen albergar de nuevos esperanzas. Seymour Papert afirmaba hace unos años que “la razón del fracaso de la educación progresiva fue la falta de una infraestructura tecnológica para un genuino y profundo aprender haciendo” y sostenía que “uno de los papeles que la tecnología digital ha de jugar en la educación es darle una segunda oportunidad a la educación progresiva”. Pueden jugar un papel fundamental para fomentar la participación y la colaboración, estimular la conexión, promover el sentido de pertenencia a una cultura organizacional y crear redes internas y externas de colaboración que favorezcan la creatividad e impulsen la innovación educativa.

Las tecnologías y las pedagogías emergentes muestran el esfuerzo que muchos docentes están haciendo para hacer realidad viejos y nuevos retos de la educación. Representan una oportunidad de transitar por fin desde los modelos de enseñanza puramente transmisivos hacia modelos de aprendizaje activo. Ir desde la exposición hacia la acción.

Los objetivos de la PONENCIA de Carlos Magro Mazo son:

  • Entender la necesidad histórica y actual de cambio en la educación.
  • Comprender la estrecha relación existente entre cambio educativo y tecnología.
  • Entender qué son las pedagogías y las tecnologías emergentes.
  • Conocer cómo estas pedagogías emergentes nos permiten pasar de los modelos de enseñanza puramente transmisivos hacia modelos de aprendizaje activo.
  • Comprender la importancia del proyecto educativo y de involucrar a toda la comunidad educativa en el cambio.
  • Motivar el cambio.

Comentarios

Necesita estar logado para visualizar/comentar
Para poder inscribirte en el curso, regístrate en la comunidad.

Puedes conseguir:

  • badge
    De la exposición a la acción

    De la exposición a la acción
    badge

    ¿Cómo lo consigo?

    Para conseguir el badge (medalla que indica que has superado con éxito la acción formativa) "De la exposición a la acción", deberás: apuntarte, visualizar la actividad (ponencia, debate o taller), completar tu formación con el material adicional y realizar la encuesta de satisfacción.

    Descripción

Áreas

  • Ponencia
  • Metodologías didácticas
  • Español (es_ES)